En el siglo XIV el Palacio levantó su rotunda silueta y hoy se dibujan sobre él las líneas maestras sobre las que se trasformará para escribir su futuro. Son las manos de una familia las que vuelven a colocar las piedras, es el sentir de un origen el que ancla en esta tierra su aliento y su sonrisa, porque vayan donde vayan, viajen o vivan, el principio es Arozteguía. Es el Palacio el que espera, el que escucha paciente cómo el sonido del latir de los corazones se acerca. Ha llegado el momento de unir todas las manos, de acariciar el rocío y rozar los muros que guardan el sentir verdadero. Arropado por los muros del Palacio el visitante se sentirá cerca de todo y cómplice de un lugar diferente y encantador. Allí donde los hombres siempre vivieron de la naturaleza; donde los señores arengaban a sus tropas preparadas para la batalla, exponiendo sus vidas al tablero en defensa de su rey o donde las gentes se reunían en el trinquete para ser todos uno*, hoy habita la herencia de una generación que reúne su esfuerzo y abre las puertas de mañana. Rehabilitar el Palacio de Cabo de Armería de Arozteguía, es mucho más que recuperar patrimonio histórico arquitectónico del Valle de Baztan, es además, encontrarse. *Baztan, del euskera bat han “allí todos uno”.

Vista del Palacio de Arozteguía con la localidad de Lekaroz al fondo.

Vista del Palacio de Arozteguía con la localidad de Lekaroz al fondo.

 

Un destino turístico competitivo, sostenible e innovador

En este valle, concretamente en el lugar de Lekaroz, se encuentra El Palacio de Arozteguía, en cuyo entorno vamos a desarrollar el proyecto turístico, hotelero, deportivo y residencial, en una superficie de 45 hectáreas, que comprende como elementos principales la rehabilitación del Palacio y su transformación en hotel de ámbito internacional de 4 estrellas, con capacidad de hasta 135 habitaciones, espacios para celebración de eventos y convenciones, un spa con servicio terapeútico, un restaurante de alta calidad, la implantación de un campo de golf de 9 hoyos, una escuela de golf, y la construcción de una zona residencial complementaria a desarrollar por fases consolidadas, con una previsión de 228 viviendas, junto con otras actuaciones en el entorno. El conjunto de la actuación, con un entorno muy atractivo y de gran riqueza histórica y ambiental, se ve potenciado por los tres elementos clave, que configuran un proyecto global sumamente equilibrado. El hotel se convierte en el centro de la actuación, rodeado por el campo de golf, que es el perfecto complemento deportivo y, al mismo tiempo, nexo de unión con la nueva zona residencial.

Medio ambiente y desarrollo

El proyecto conseguirá concebir un entorno en el que las propias actividades que se generen quedarán integradas de manera sostenible y equilibrada, partiendo de un cuidadoso diseño, basado en el más exquisito respeto del Medio Ambiente y compromiso con el desarrollo local, con la generación directa de empleo, la dinamización de los servicios y comercios ya existentes y la implantación de empresas de nueva creación que cubran las demandas que se generen en torno al hotel, el campo de golf y los nuevos vecinos. La puesta en marcha de todas las actuaciones significará la creación de distintos espacios y entornos que darán cabida a una gran variedad de iniciativas, y responderán a diferentes demandas, desde el público que se vea atraída por el golf, hasta aquellos que vean en la zona residencial del proyecto un lugar para poder vivir, los que se sientan atraídos por su hotel o su entorno relajante o aquellos que encuentren en la actuación un empleo directo o indirecto. Se ha establecido un conjunto de seis ejes estratégicos que representan las líneas maestras que inspiran las actuaciones del Área Turística, Deportiva y Residencial en el entorno del Palacio de Arozteguía, y, bien por separado o de forma conjunta, se encuentran en la base de cada actuación: turismo, naturaleza, deporte, salud, ocio y cultura.